domingo, 22 de febrero de 2009

¿Orejas?: versión libre


Mamá dice que lo mío no son orejas, que son bollas (como las de Ortigueira, blandas). Que las orejas son finas y crujientes, con muchos ojos ... y lo dice con orgullo, como si las de ella fueran más orejas que las mías ... Así que he ido a informarme, pero mis libros no hablan de bollas ...

La existencia de las "orellas de frade" (orejas de fraile) ya se documenta en 1906 por Leiras Pulpeiro. Posteriormente, Cipriano Torre Enciso nos dice que deben proceder de algún monasterio gallego. Actualmente se conocen también por "orellas de entroido" (orejas de carnaval) o simplemente "orellas".

La composición de las orejas coincide con la de las "filloas" en el uso de la harina, huevos y agua, pero además se pueden incorporar ralladura de limón, anís, levadura y manteca de vaca cocida/ no. Picadillo indica que para hacer las orejas debe prepararse una masa con harina, huevos y leche, dejándola tapada en un sitio templado 2 ó 3 horas, gramando la masa despúes de levedar y antes de freirlas, espolvoreándolas finalmente de azúcar. Las de mi abuela y mi tía Sara se amasan sólo en huevo (si acaso, ralladura y anís).

Casi todas las recetas coinciden en estirar la masa muy bien para que queden bien finas, e independientemente de un estirado con rodillo o botella de cristal, el estirado final de la porción se hace a mano (creo que porque así se consigue un resultado más "crocante").

Presentación: espolvorear de azúcar y rociar de anís. Servir en cesta cubierta de paño blanco.

Dicho esto, mis orejas son las orejas de Antón, una receta "refundida" por él y con un resultado tierno y de grandes ojos ... No las espolvoreo de azúcar ni les echo anís, porque estos ingredientes ya van en la masa y no las hago redonditas sino triangulares, con el vértice replegado sobre la base porque así las ví en algún sitio y me gustaron ... Los puristas -como mamá- dirán que no son orejas, pero son, sin duda, un fruto de sartén bien rico ...

Ingredientes:
Aprox. 650 gr de harina (la que admita)
1 sobre Royal
3 huevos
1 vasito anís (1/2 taza)
1 vasito nata líquida
Unas gotas de zumo de limón
50 gr. de azúcar

Preparación:
Se mezcla la harina con el Royal, se hace un hoyo y se echan el resto ingredientes (los huevos sin batir).
Se amasa hasta que no se pegue a los dedos y tenga ojitos y vejigas.
Se deja fermentar 2/3 horas.

Freír en aceite caliente y poner sobre papel absorvente.

10 comentarios:

  1. Muy apetecibles esas orejas-bollas (que no se nos enfade mamá).Nunca las he probado,aunque si sabía que eran típicas do antoiro (se dice así?), junto con las filloas.
    A propósito de filloas docta amiga Calohe,¿dirías que estoy loca si te digo que he comido filloas de sangre?... Es lo que me dicen cuando cuento que una compañera de internado me invitó a filloas, y que clandestinamente comimos medio a oscuras... todo iba bien hasta que con la poca luz que entraba por la ventana vi que "aquello" era más oscuro de lo esperable... dijo tranquilamente... "es que son de sangre"...
    En fín, estas orejas que has preparado no me parecen nada sospechosas, Ja, ja, ja asi que con tu permiso me sirvo.
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola Belén,
    aquí en Galicia sí se preparan -quizás ahora poco- filloas de sangre por el "antroido". No puedo hablarte mucho de ellas porque ni las he probado, ni las he visto, pero quién pudo catarlas y mantener la objetividad (uff, sólo pensar en sangre me pongo mala) dice que son exquisitas: oscuritas y crujientitas.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa explicación, la narración es perfecta, conozco a Picadillo (bueno es un decir, claro), con ese libro que era de mi abuela empezé a cocinar...

    Las orejas en tu versión están perfectas, viendo ese colorcito se imagina rapidamente su olor e incluso su sabor, a nosotros nos encantan, es un postre de lo más tradicional y rico....

    Besiños linda

    ResponderEliminar
  4. Hola Moly,
    en casa es el principal postre de Carnaval; a mí antes me gustaban más los freixós dulces, pero ahora ya no ...
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  5. Pues ya que hemos coincidido, aquí estoy rauda a ver como las has hecho, porque tenía mil y una recetas de orejas y como jamás las había ni visto ni probado, porque en Asturias no hay, pues no sabía que me había podido salir.

    Viendo estas tuyas, así hinchaditas, ahora me dejas en la duda de porqué se hinchan, porque un par si se pusieron como globos, no les salieron los "bultitos" que a mi me habían comentado que tenían que salir.

    Así todo... creo que tengo masa de orejas, para todo el vecindario jajajajjaja.

    Así que... esta vez.. me quedo con toda esta información que has puesto, y que sosas de mi... sólo os dejo la receta ... glubbbbb

    Un besote y a disfrutar los Carnavales, que en esta tierra, ni saben que existen

    ResponderEliminar
  6. Hola Cova,
    pues ya las tuyas las vi estupendas...
    Creo que, escojas la receta que escojas, el reposo es fundamental, aunque no lleven levadura y el estirarlas bien finitas, mejor a mano, y el aceite caliente, pero que no las abrase...
    Ya ví en la TV que en realidad estáis pensando ya en las fallas...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Hola, acabo de descubrir una versión diferente de las "Orelletes" que hacemos en Catalunya, nosotros las hacemos durante la Cuaresma (es más larga que el Carnaval y así podemos comer más)
    aquí tienes el enlace de la entrada de mi blog: http://nototsonpostres.blogspot.com/2009/02/orelletes.html
    PTNTS
    Dolça

    ResponderEliminar
  8. Hola DolÇa!
    Bienvenida a mi casa y a mi cocina!
    Ya me paso a probar tus orelletes,
    saludos!

    ResponderEliminar
  9. Se lo acabo de decir a Cova.Debo ser la única en el mundo que no conoce estas orejas. Como yo no soy nada purista, me gustan todas las versiones. Venga, pásame una o dos, o tres....
    un abrazo,
    María José.

    ResponderEliminar
  10. Hola Mª José!
    Y yo que pensaba que las orejas eran universales (ja, ja). Uno crece rodeado de una realidad (en este caso las orejas) y ya cree que la realidad es esa, y de casualidad descubro que fuera de Galicia no se estilan, salvo en Cataluña..., pero para eso está Internet y los blogs, para ampliar miras...
    Besazos guapa!

    ResponderEliminar

Tu comentario es una puerta que se abre ... ¡gracias por dejarme pasar... y gracias por estar! Si no tienes ninguna duda o pregunta, lo más probable es que nos veamos en tu cocina...